Tomemos conciencia sobre el futuro del ecosistema

El cuidado ambiental está en el epicentro de las preocupaciones mundiales, y se debe principalmente al grado de deterioro que actualmente alcanza el planeta.

El informe de Brundtland de 1987 define el desarrollo sustentable, como aquel que permite satisfacer las necesidades de las generaciones actuales sin  que esto imposibilite a las generaciones futuras satisfacer sus propias necesidades. Se definirá una unidad demográfica económica de consumo sustentable: persona ecológica o ecoson. Esta unidad estable un flujo razonable de los recursos energéticos y materiales que requiere una persona para tener una calidad de vida digna y aceptable. El consumo de una persona es sustentable si consume el equivalente a un (1) ecoson.

 ¿Cuánto consume una persona en términos de ecosones?

“3000 millones de seres humanos que viven con menos de dos dólares al día el 20 % más rico de la población que se apropia de más del 80 % del PIB planetario, su consumo es términos de ecosones es muy superior a 1”.  Se puede concluir que el dato anterior mencionado tiene  efectos negativos  en la biosfera. Para analizarlo se definirá la huella ecológica o presión ecológica, como la demanda de la especie humana sobre la naturaleza en relación a la capacidad de la biosfera para producir los recursos utilizados y asimilar los recursos. En la actualidad los seres humanos, los híper consumidores en particular, están consumiendo el 150% de los que produce el planeta, es decir, la biosfera necesitaría 18 meses para renovar lo que la especie humana (híper consumidores) consume en un año. Un subconjunto de la huella ecológica es la huella de carbono, definido como la cantidad total de emisiones de gases de efecto invernadero, causadas directa o indirectamente por una sociedad, organización o persona. Se tendría que concientizar  a los líderes mundiales  sobre la contaminación que producen, mediante la reeducación de la población, pero, a su vez, es difícil llevarlo cabo, ya que las grandes potencias mundiales tienen interés económicos detrás.

La industria de Tecnologías de la Información (TI)  tiene el gran desafío de alinearse con la reducción de la huella de carbono y aportar de esa manera soluciones que contribuyan a un medioambiente más amigable y sustentable.

La tecnología ha ayudado a traer riqueza a gran parte del mundo, más también ha sido el instrumento de mucho del daño ocasionado al planeta y a la vida sobre él. Pero en sí misma es neutral: por bien o por mal, sus efectos dependen del uso que nosotros hacemos de ella. A medida que nuestros conocimientos científicos, y nuestra manera de ponerlos en práctica, aumentan aceleradamente, debemos hacernos dos preguntas:

  • ¿Tecnología para qué?
  • ¿Tecnología para quién?

Todo depende de las respuestas. La tecnología debería utilizarse para desarrollar, no para destruir, para beneficiar a la humanidad como un todo.

Un factor clave es asegurar que la tecnología sea apropiada, que confiera poderes a la gente que la utiliza, adecuada a los lugares donde se la aplica, y (sobre todo) diseñada para fomentar el desarrollo sostenible que elimina la pobreza al mismo tiempo de salvaguardar la Tierra y sus sistemas naturales. Otro es asegurar que pueda ser ampliamente compartida, de modo que el mayor número de habitantes del mundo puedan beneficiarse de ella. Hay muchos casos en  que la tecnología ha cumplido ambas metas; no obstante,  en la mayoría ni siquiera es su intención alcanzarlas.

Podemos mencionar como correcta implementación de la tecnología a la puesta en marcha de “Las tecnologías verdes” que se están gestando como  vanguardia en la moda internacional  ya que están produciendo telas nuevas.

Una de ellas, llamada Lyocell (producida con pulpa de papel) es suave, absorbente, fuerte e inarrugable. En Japón, un material parecido a la tela de jeans es fabricado con tallos de bananas, y unas brillantes camisas de verano se tejen con fibra hecha de los tallos de jengibre, normalmente descartados como residuo industrial después de haberse usado las hojas aromáticas y antibacteriales de la planta en productos cosméticos y otros.

Todos estos materiales utilizan recursos sin explotar en el pasado, y todos ellos son biodegradables. Los materiales tradicionales también están tornándose verdes.

Un reciente estudio llevado a cabo por la Universidad de Cambridge recomienda marcar las prendas con “ecoetiquetas” detalladas para facilitar a los clientes hacer opciones más informadas, seguros de que su procedencia es tan buena como su apariencia. Entonces será posible comprar ropa de cualquier color, sabiendo que también es verde.

Otro ejemplo que podemos  mencionar sobre el trabajo en conjunto de la tecnología y  la ecología  es el lanzamiento que realizo la marca SQL de una computadora portátil llamada Ubuntu que alimenta  íntegramente su batería con energía solar. WeWi, la firma canadiense que lo fabrica, afirma que Ubuntu  se carga con energía solar en apenas dos horas, y que ofrece un rendimiento de hasta diez horas con una sola carga.

Por otro lado, el programa de medioambiente de la organización de naciones unidas (UNEP)  habilitó una instancia en la que se pueden ver imágenes comparativas, un antes y un después, de diversos puntos de la Tierra, afectados por la desertificación, la escasez de vegetación y los deshielos, entre otros inconvenientes.

Estos registros grafican ejemplos de cómo la naturaleza se ha ido deteriorando al seguir su propio curso o, por otro lado, en consecuencia del avance demográfico del hombre, tanto para establecerse como para explotar recursos.

La mayoría de los archivos que consigna el UNEP examinan las consecuencias de la intervención del medio ambiente en los últimos 25 años del siglo XX y principios de la década de 2000. (Más información en http://na.unep.net/)

 Image

Referencias

  • Martínez Alier, Joan, Roca Jusmet, Jordi, Economía ecológica  y política ambiental, FCE y PNUMA, México, 2000.
  • http://solaptop.com/
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s